CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

Nuevos soldados en la lucha medioambiental


El ejército de soldados comprometidos con la lucha medioambiental que encabeza Voz Natura no deja de crecer. Este curso han sido decenas de centros y colectivos los que se han sumado al programa de educación ambiental auspiciado por la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, que este año da respaldo a 350 proyectos en defensa de la naturaleza y del patrimonio.

De este modo, son varios los centros debutantes en Voz Natura que se estrenan con la creación de un huerto escolar ecológico. En el colegio Martínez Otero, de Foz (Lugo), esperan ponerse manos a la obra a la vuelta de las vacaciones de Navidad, implicando en la plantación a los 305 niños del centro, desde infantil a cuarto de ESO. También Amadahi, una escuela alternativa de Oleiros (A Coruña) con el bosque como aula, ha asumido el reto de poner en marcha un invernadero, un compostero utilizando lombrices para la obtención de abono natural y un depósito de recogida de agua de lluvia. Todo con la ayuda de las familias.

Los vecinos de Bueu no han sido menos y se han volcado en el huerto impulsado por Morrazo Sostible con la colaboración del Concello. Los productos de temporada que crecen en sus parcelas, situadas en una zona no edificable próxima al río: coles, coliflores, brécol, berza, zanahorias, remolacha, guisantes, ajos, cebollas... sirven tanto para el autoconsumo como para abastecer la feria ecológica del municipio. Y, de cara a las fiestas, tienen previsto celebrar un ecomercado navideño, entre otras iniciativas. Luz Gómez, coordinadora del proyecto y educadora ambiental, explica que ella misma se encargó de impartir una formación previa para que los vecinos aprendiesen a «cultivar con criterios ecológicos», una actividad que los colma de víveres e ilusión. 

Y con toda la ilusión han acogido, igualmente, los alumnos del colegio San José de Ourense su incorporación a Voz Natura. «Estamos muy activos, especialmente en Ciencias y en Educación Física, diseñando tablas de ejercicios adaptadas a distintas edades para disfrutar del entorno del río. Preparamos, de cara al buen tiempo, un recorrido por todo el paseo del Miño a modo de auditoría para detectar deficiencias y pasárselas al Concello», señala Carlos Pérez, responsable del proyecto. Su centro, aunque se estrena en la vigésima primera edición del programa, viene pisando fuerte y un trabajo de investigación medioambiental, realizado por alumnos que en lugar de ir al patio en el recreo van al laboratorio, ya ha recibido un reconocimiento internacional.