CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

Los plásticos, los nuevos protagonistas de Voz Natura


Los proyectos se centrarán en la reducción de la producción y consumo de plásticos, buscando alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente y en la eliminación de residuos de los ecosistemas.

En total participarán 375 centros educativos y asociaciones de Galicia, lo que se traduce en miles de niños que aportarán su granito de arena a esta causa con el medio ambiente.

Las actividades previstas son muy variadas, aunque todas con el mismo objetivo: concienciar en la lucha por la eliminación de residuos y plásticos. De esta manera, desde la EEI Barrionovo de Arteixo, trabajarán sobre el concepto de degradación de materiales, para hacer ver a los más pequeños lo mucho que tardan en desaparecer los plásticos una vez desechados. «Queremos que vean cómo una monda de plátano sí se degrada, mientras que un plástico se mantiene intacto durante el tiempo», señala la directora de la escuela, Alba Presedo.

Para poder llevar a cabo este ejercicio de concienciación, desde la escuela pedirán a las familias que lleven plásticos al centro, donde serán colocados en zonas donde serán «incómodos», para que, poco a poco, los niños vean que se van «acumulando día a día», apunta.

Educar, el primer paso

«Es necesario concienciar desde ya de actitudes negativas que asumimos que están bien», señala Miguel Leiva, coordinador de Voz Natura en el C.P.R. Seminario Diocesano de Lugo. Para este educador, una de las raíces del problema se encuentra en cómo actúa la sociedad. «En cualquier competición ciclista ves a los deportistas que cogen su botellín de agua, lo beben y, acto seguido, lo tiran de forma desconsiderada a la cuneta. Es un gesto muy negativo hacia el medio ambiente. Parece que todo vale con tal de llegar a meta, pero no es así», sentencia.

Como complemento a esta actividad de reflexión, el centro tiene pensado realizar diferentes proyectos, algunos de campo y otros de taller. Dentro del primer grupo destacan las rutas programadas para ir geolocalizando zonas donde es habitual que la gente vierte plásticos de forma ilegal. «Queremos hacer visible que son malas prácticas, así que les pondremos encima algún cartel indicativo que lo refleje», añade Miguel.

Como actividad de taller, el coordinador quiere hacer ver a sus alumnos que es posible buscar alternativas a los plásticos. «Con harina de trigo, por ejemplo, se pueden hacer objetos decorativos de porcelana fría y pegamento bastante consistente», apunta. Lo mejor: que a diferencia de los plásticos, estos materiales sí son biodegradables y no amenazan a la correcta conservación del medio ambiente.