CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

La pandemia no puede con la solidaridad de los centros educativos


Los actuales pueden ser malos tiempos para la lírica si bien no para la solidaridad. No hay, en general, mercadillos, ni en la escuela ni casi fuera de ella, pero ello no quiere decir que cada uno se haya encerrado en su casa.

Las cosas, en efecto, no semejan tan difíciles ahora como en primavera, aunque algunos centros han tenido que echar el freno. Miguel Leiva, del colegio Seminario de Lugo, no niega que lo que sacan de su huerto ecológico no lo pueden entregar a Cáritas, como hacían, porque no quiere que nadie corra riesgo alguno de contagio. «Tuvimos que reducir la actividad», reconoce. Pero siendo eso cierto, tampoco es que se queden mano sobre mano: «Seguimos con las gallinas, seguimos con la incubadora y vamos a continuar así mientras no escampe».

Carla Prego, del EEI Fene-Barallobre, resalta que en su centro se da gran importancia «ao traballo en equipo e o fomento da solidariedade», y que ahí se enmarca su proyecto O noso horto solidario. «A Cociña Económica, segundo o acordo con Sanidade, valorou positivamente as doazóns voluntarias que facemos -manifiesta-, polo que as nosas experiencias colaborando con esa entidade son moi enriquecedoras».

De echar una mano saben mucho en el CPR Plirilingüe Cervantes. Un clásico, vaya, porque su carrera solidaria tiene ya un historial de diez años. La profesora Pilar Carballeira recuerda que en la primera, en el 2011, se recaudaron fondos para construir pozos de agua en Níger. «A acollida foi moi boa ano tras ano, medrando o número de participantes, colaboradores e de empresas que axudaban no patrocinio», dice Pilar, y lo cuantifica: «Pasamos de 200 a 700». Y este año también la hubo: virtual.

Miguel Leiva enumera algunos de los alimentos que sacan del huerto solidario de su centro: calabazas (una de ellas, de 40 kilos), habas de Lourenzá, «ahora mismo, nabos», y menciona que varias horas a la semana tienen, aparte de la jornada lectiva, la actividad de ir al huerto, dar la vuelta a los huevos, vigilar la humedad… «Sobre el día 20 nacerán los pollitos», remata, esperanzado. Desde luego, la pandemia no ha podido con la ilusión de los alumnos del Seminario de Lugo. Tampoco con la de Carla Prego: «É importante traballar dende idades temperás a cooperación, a tolerancia e solidariedade».

Son todos ellos centros que dan ejemplo y que participan de Voz Natura, un programa de La Voz de Galicia desarrollado por la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre que cuenta con el patrocinio de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, la Diputación de A Coruña, la Fundación Alcoa, El Corte Inglés y la Fundación Ramón Areces.